Beneficios de tomar té o infusiones


¿Quién no disfruta de una taza de té en la mañana, mientras se lee un buen libro, viendo una película en la cama, o en un atardecer lluvioso? Lo mejor es que además de su delicioso sabor y aroma, estas maravillosas bebidas ofrecen múltiples bondades.

Desde tiempos ancestrales el ser humano ha buscado remedios para sus malestares, por lo que fue conociendo y utilizando diversas plantas haciendo uso de las mismas ya sea en fomentos o infusiones, de acuerdo a sus propiedades curativas. Hoy en día sabemos que el té además de ser bueno para la salud, es muy agradable para tomar tanto por su sabor, como por su olor. Latinoamérica es un continente herbal por excelencia así que podemos encontrar fácilmente en nuestras tiendas de comestibles un sinnúmero de hierbas que nos ofrecen múltiples beneficios, ya sea en su presentación práctica en bolsitas o en su forma natural.

Aquí te presento un listado de los tés más comunes y sus propiedades para que hagas uso de estas prodigiosas hierbas, a la vez que te invito a evitar el uso excesivo de los medicamentos de farmacia y hacer más uso de los regalos que nos ofrece la naturaleza, para vivir más sanas y con un estilo de vida que honre a la naturaleza.

Té de Manzanilla:

Tiene muchos beneficios para la salud y no se le conoce ningún efecto secundario.Se ha utilizado tradicionalmente para relajar los músculos y aliviar los dolores menstruales. De manera externa sirve para aliviar los ojos cansados y reducir las ojeras. También combate el insomnio, ayuda en problemas digestivos, es anti-inflamatorio, diurético, combate el estrés y la depresión.

Té de Hierbabuena:

Es el té más indicado para los problemas estomacales o de mala digestión ya que debido a las propiedades carminativas de esta planta, favorece la eliminación de gases acumulados en el tubo digestivo, resultando muy útil su consumo para tratar casos de meteorismo y flatulencias. También resulta recomendada su aplicación para aliviar los cólicos estomacales ya que actúa estimulando la secreción de bilis. El té de hierbabuena resulta muy recomendado para tratar cólicos menstruales que presenten un dolor excesivo, debido a las propiedades antidismenorréicas que posee esta planta. En pequeña medida un sedante, por lo cual resulta muy adecuado consumir una infusión de esta planta para tratar casos de nerviosismo, situaciones de ansiedad, o dificultad para dormir.

Té de Gordolobo:

El té de gordolobo es el más recomendado para problemas respiratorios. Se utilizan sus flores en infusión para tratar afecciones de las vías respiratorias como faringitis, laringitis y resfriados, reduciendo la formación de moco y estimulando la expulsión de flema. También se utiliza para tratar la bronquitis asmática, la ronquera, la tos persistente e incluso en algunos trastornos digestivos como diarrea y gastroenteritis.

Externamente se utiliza en algunas dolencias relacionadas con el oído, como en casos de otitis, infecciones de oído y pérdida de audición. También está indicado en caso de dolor de muelas, especialmente si este dolor está acompañado de silbidos en los oídos e irritación de garganta.Las hojas de la planta son utilizadas externamente para afecciones de la piel como abscesos, quemaduras, sabañones, hemorroides, cicatrización de heridas y celulitis.

Té de Tila:

El té de tila -o tilo- es efectivo en infusión para relajarse y combatir el insomnio. También se puede agregar al agua de tina para un baño relajador antes de acostarse.

Otro de los usos del té de tila es para bajar la fiebre. Las flores de tilo contienen flavonoides que actúan en las glándulas sudoríparas y haciendo que la persona sude y la fiebre baje. Además, se cree que es muy efectivo para descongestionar y restaurar la salud del hígado. Otra de sus propiedades es que mejora la circulación y ayuda en la digestión.

Té de Canela:

La canela es una especia centenaria que viene de las costas del Mar Índico, proviene de la isla de Sri Lanka al sur de la India. La característica más evidente de la canela es su olor, al cual se le atribuyen propiedades relajantes. Es una rica fuente de magnesio, hierro, calcio, fibra y vitaminas C y B1. Es efectiva para tratar la diarrea, indigestión, distensión abdominal, e incluso es utilizada como estimulante inmunológico. Tiene propiedades expectorantes y alivia síntomas respiratorios despejando las vías aéreas. Por sus propiedades termogénicas, la canela ayuda a la pérdida de peso al incrementar la quema de grasa.

Té de Jazmín:

Dentro de las amplias propiedades del té de jazmín está su efecto de antioxidante y si lo que buscas es mantenerte sana y joven, el té de jazmín puede ayudarte para proteger tu cuerpo del daño de los famosos radicales libres. También se recomienda para el cuidado de la piel y la protección de las células de la sangre. El té de jazmín puede ayudar con su efecto de sedante suave, por lo que una taza de té de jazmín sería excelente para eliminar el estrés. También reduce el colesterol pues sus compuestos reducen la absorción de grasas.

Té Chai:

Esta bebida nace de la disputa entre chinos e ingleses por la soberanía del té. Cansados del conflicto, los británicos decidieron inaugurar plantaciones en la India colonial, lugar donde nació el té chai. Su diferencia con la infusión tradicional radica en que contiene jengibre, canela, clavo de olor y ginseng, otorgándole un sabor dulce y refrescante a la vez. Al té chai le son atribuidas virtudes anticancerígenas, reducción de flatulencias y la disminución de los efectos del Mal de Alzhaimer.

Té Negro:

El té negro es el más famoso en Occidente, y su nombre se debe a que cuando aún no vertida el agua hirviendo sobre las hojas, éstas son de color negro. No obstante, los japoneses lo llaman también té rojo por su tonalidad una vez preparado. Aparte de las diferencias de ángulos sobre la coloración de la bebida, el té negro se gradúa en tres categorías: Ceilán, Assam, y Darjeeling, siendo considerada esta última como la de mejor calidad por los ingleses. Finalmente, el té negro es diurético, antioxidante y estimulante, casi como una taza de café.

Té Verde:

El color del té verde se debe a que es recogido cuando aún contiene clorofila y luego es secado rápidamente. Además, se trata de la segunda variedad de té más popular en el mundo, cuya denominación en China depende de la región donde fue extraído, mientras que en Japón el grado alude a la forma en que fue recolectado. El té verde es vasodilatador, lo que aumenta el estado de alerta cuando la mente ya no pude mantenerse atenta. También esta variedad de té posee propiedades diuréticas y una alta concentración de flúor, lo que ayuda a conservar la salud dental.

Té Blanco:

La principal virtud del té blanco es que posee mayor cantidad de antioxidantes que cualquier otro té, por lo que combate el envejecimiento de la piel, además de aumentar la concentración y favorecer la eliminación de grasas.

Ahora que ya conoces las propiedades de estas infusiones de hierbas, prueba mejorar tu estado de salud con ellas antes de recurrir a medicamentos farmacéuticos, ya que ésta es la forma más natural de aliviar los males del cuerpo. Sin embargo, toma en cuenta las recomendaciones médicas respecto a que no deben tomar té mujeres embarazadas o en período de lactancia, o niños menores de 12 años.

Suscríbete a nuestro canal YouTube