Tips para mejorar la postura en tu Home Office



4 TRUCOS PARA QUE TU SILLA DE OFICINA EN CASA SEA MÁS CÓMODA Y ERGONÓMICA


Seamos realistas, las sillas ergonómicas pueden llegar a ser muy caras, pero afortunadamente existen formas gratuitas de promover la comodidad cuando hacemos “Home Office”.

Mantener una alineación postural adecuada y cambiar de postura cada cierto tiempo, puede evitar los dolores y molestias cuando trabajamos desde casa. En el caso de que no cuentes con una silla ergonómica que te brinde el soporte ideal, puedes probar con estos sencillos trucos:

APOYO EN LA ESPALDA BAJA:

Coloca un rollo lumbar o una toalla enrollada detrás de tu espalda para mantener una curva en la parte baja de la columna, ya que nuestra curva lumbar coloca el resto de nuestra columna en una mejor alineación.

PRESTA ATENCIÓN A LA POSICIÓN DE TUS PIES:

Cuando te sientes mantén los pies apoyados en el suelo, debajo de las rodillas. No hay que cruzar piernas ni tobillos. Si tienes una silla ajustable, mantener una posición de cadera abierta con las rodillas debajo de las caderas también es bueno para la alineación. Puedes agregar libros debajo de tus pies si el asiento es demasiado alto, o almohadas firmes debajo de las caderas si el asiento es demasiado bajo.

PONTE DE PIE:

No significa que estés de pie todo el día, pero contar con una estación para trabajar de pie ayuda a evitar que permanezcas sentada durante períodos prolongados. Usa un soporte para computadora portátil o una encimera de cocina más alta para mantener la computadora lo suficientemente alta para tu cuerpo. Lo ideal es que la parte superior de la pantalla quede al nivel de tus ojos.

MANTÉNTE EN MOVIMIENTO:

Estar sentada todo el día puede tener repercusiones. Debemos disminuir los tiempos de estar sentados. Si normalmente trabajas en un escritorio el home office puedes liberarte de eso. Aprovecha para cambiar de postura constantemente, ya que nadie te está “vigilando”. Lo ideal es hacerlo cada 30 minutos para evitar que la rigidez se asiente.


Más allá que simplemente cambiar de posición, tomarte el tiempo para estirar al menos una vez al día, puede contrarrestar los efectos secundarios negativos que provoca el estar sentados por largos periodos.



En conclusión, estar sentada todo el día no es bueno para ti. Invertir en una silla ergonómica no siempre es factible, pero estos 4 consejos pueden ayudarte a mejorar la alineación y reducir la incomodidad.