¿Por qué limpiar nuestra lengua?



¿Alguna vez te has puesto a observar detenidamente tu lengua? ¿Sabías que hay que limpiarla diariamente al igual que cepillamos nuestros dientes?


Una higiene bucal completa debe incluir la limpieza diaria de lengua, que resulta de gran ayuda a la hora de prevenir la aparición del mal aliento, caries y enfermedades periodontales. Además, limpiar nuestra lengua permite eliminar la capa lingual de bacterias que se va acumulando (sobre todo en fumadores y personas que consumen alimentos procesados). 


Así que ve al espejo y revisa si tu lengua presenta algunas de estas características:


¿Tiene una capa de color blanco o amarillo?

¿Tiene surcos o fisuras?

¿Tienes mal aliento?


La mejor prueba es usar un limpiador de lengua, o en su defecto una cuchara para raspar la lengua. Te sorprenderá la cantidad de bacterias que pueden depositarse en la superficie lingual, incluso de la noche a la mañana. No se requiere aplicar mucha presión al en el raspado, pero es recomendable repetir varias veces hasta que se elimine la capa y ya no salga residuo.


Beneficios de limpiar la lengua:


  • Remueve bacterias y toxinas acumuladas 

  • Previene la reabsorción de dichas toxinas en el organismo 

  • Refresca el aliento 

  • Estimula la digestión 

  • Estimula el buen funcionamiento de órganos vitales

  • Promueve una efectiva eliminación 


Hay varios tipos de limpiadores de lengua, e incluso muchos cepillos comerciales vienen con una superficie especial para limpieza lingual. En lo personal recomiendo el de metal como el que se muestra en la foto:




Algunos remedios que evitan que se acumulen bacterias en la boca son:


Aceite de Coco: Coloca una cucharada de aceite de coco virgen en tu boca y realiza movimientos como si estuvieras enjuagando o realizando buches. Intenta mantener el aceite en movimiento dentro de tu boca por tres minutos o más. No lo tragues, escupe en una toalla de papel y colócalo en un cesto de basura.


Agua tibia: Utiliza agua tibia para lavar tus dientes. Esto ayudará a que la capa de residuo se ablande y sea más fácil rasparla.


Consume probióticos: Los probióticos contienen L. acidophilus y B. actis cultivos, que ayudan a controlar el crecimiento de bacterias y hongos en la boca.


No esperes más y empieza a integrar esta práctica de higiene bucal en tu rutina diaria todas las mañanas al despertar antes del cepillado dental. La diferencia es notoria y una vez que experimentas tener tu lengua libre de residuos y bacterias no podrás dejar de hacerlo...



VIDEOS RECOMENDADOS








©2017 by Cuarentonas y Felices. Proudly created with Wix.com