5 consejos para lucir más joven


Una vez que llegamos a los 35 años nuestro metabolismo se empieza a hacer más lento y perdemos masa muscular, lo que a su vez contribuye a la acumulación de grasa en donde antes no teníamos…


Sé que lo anterior puede sonar preocupante, pero la buena noticia es que existe solución al problema que hoy en día conocemos como “envejecimiento prematuro”, y aunque no podemos quitarle años a nuestra vida podemos darle vida a los años (como dice la canción…)




La pregunta es: ¿Qué prefieres? 


Tener 40 y parecer de 50…

Tener 50 y parecer de 40…


Es tu decisión revertir los efectos del envejecimiento y empezar a implementar estos hábitos que te ayudarán a verte y sentirte más joven. Ponlos en práctica y comprueba que tus células reaccionan a un estilo de vida saludable premiándote con piropos como: “¿Qué estás haciendo para lucir tan bien?, ¡Comparte la receta!”. 


Aquí mis 5 consejos para revertir el envejecimiento:


1. Come grasa


La era de los alimentos “low fat” o bajos en grasa ha quedado atrás… No hay que tener miedo a comer grasa porque incluso se puede perder peso comiendo grasa. Nuestro organismo necesita de grasas saludables para nutrir las células y regular nuestro sistema hormonal. Así que olvídate de la creencia obsoleta y empieza a integrar en tu alimentación diaria alimentos ricos en grasas como: aceite de oliva, aceite de coco, aguacate, nueces, almendras, salmón, ghee o mantequilla purificada, etc. Es muy importante incrementar el consumo de vegetales, en especial los de color verde oscuro. Una excelente forma de hacerlo es comiendo ensaladas con variedad de verduras, a las cuales es muy fácil agregar grasas buenas como aceite, frutos secos o aguacate.


Evita las grasas saturadas como alimentos fritos, el tipo de grasa que sí engorda y acelera el envejecimiento prematuro…




2. Toma mucha agua

 

Al decir “mucha agua” me refiero a la suficiente para mantener tu cuerpo hidratado. Cada cuerpo es diferente por lo que debes calcular la cantidad de agua proporcionalmente a tu peso.


Divide tu peso entre 2 y el resultado indica la cantidad mínima de agua en onzas que debes tomar por día. 


Ejemplo: Si pesas 165 libras 

165 / 2 = 82.5 onzas de agua por día


Si haces ejercicio o vives en un lugar con clima caluroso debes incrementar el consumo de agua según tu cuerpo lo requiera.



3. Ejercítate de forma “versátil”


¿Llevas 15 años yendo al mismo gimnasio y aunque haces dos horas de ejercicio diarias no logras entender por qué no bajas de peso como recompensa a tu esfuerzo y dedicación? Es aquí en donde entra la “versatilidad” como tu herramienta anti-envejecimiento y la que te dará el poder para cambiar tu perspectiva sobre el ejercicio.

Al realizar una misma actividad durante un periodo prolongado, el cuerpo se acostumbra, ya que trabajas exactamente los mismos músculos, por lo que te recomiendo aplicar el factor “sorpresa” variando tus entrenamientos cada día, lo cual equivale a despertar al cuerpo para entrar en acción utilizando músculos que quizás no habías movido en meses o años.


En lo personal me gusta el entrenamiento tipo “bootcamp” que consiste en una rutina tipo circuito que varía en cada sesión (además es muy divertido). El efecto es notorio ya que sentirás el trabajo en tus músculos a la vez que tu fuerza y energía se incrementan. Otra opción es elegir actividades distintas cada día, por ejemplo, el lunes sales a trotar, el martes bicicleta, el miércoles una rutina con pesas, el jueves saltas la cuerda, en fin, ni siquiera tienes que ir a un gimnasio o a un club deportivo, en YouTube hay miles de opciones para hacer rutinas de ejercicio. ¡No hay pretexto!




4. Duerme


El más grande secreto de belleza es dormir bien. Suena trillado pero es la verdad. Dormir es la pócima más preciada, más allá de cremas carísimas y tratamientos faciales sofisticados. Un estudio del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), demostró que las personas que duermen bien durante la noche son más atractivas y saludables que aquellas que han estado privadas de sueño. Además el dormir bien ayuda a mantener un peso saludable. ¡Así que a dormir 8 horas diarias!



5. Ve a un masaje


Si tuviéramos forma de ver físicamente la tensión acumulada en el cuerpo estoy segura de que no habría suficientes masajistas en el planeta para atendernos a todos. El masaje debe ser parte de nuestra vida cotidiana, por lo menos una vez al mes. Y es que no tenemos idea de los efectos del estrés en nuestros músculos y tendones, incluso nuestras emociones se quedan ahí estancadas, pudiendo generar después padecimientos más severos.


Algunos beneficios de los masajes son:


• Nos relajan

• Mejoran la circulación

• Ayudan a la eliminación de toxinas

• Estimulan el sistema linfático

• Calman dolores musculares

• Estabilizan el sistema glandular y hormonal


En resumen, el masaje es un excelente tratamiento anti-envejecimiento. Mi consejo es: masajes, masajes y más masajes. Hay muchos tipos y variantes, busca los que más te gusten o pruébalos todos si prefieres, pero por favor prométeme y prométete a ti misma que vas a ir a una sesión masaje al mes por lo menos…



Te invitamos a seguir estos consejos que estoy convencida te harán sentir renovada y rejuvenecida, tanto que las personas a tu alrededor empezarán a notarlo…



VIDEO RECOMENDADO









©2017 by Cuarentonas y Felices. Proudly created with Wix.com