Recuperando la brújula de tu vida


Pareciera que entrar a los cuarentas se convierte en un viaje de terror para muchas de nosotras, sin embargo, si vemos lo maravillosa que es esta etapa podremos viajar mucho más ligero...

Entrar a la crisis de los cuarentas tiene sus grandes ventajas: Somos más maduras, tenemos más experiencia, somos más conscientes y si hacemos un inventario de todo lo que hemos vivido, no tiene precio. No todo es de color de rosa, sin embargo, aún con todos aquellos tropiezos, pérdidas y dolor seguimos de pie…

Haciendo una introspección sobre mi propia vida pude darme cuenta que muchas veces me sentí “perdida”, que no encontraba el sentido de mi vida, mi objetivo, mis sueños, mis metas y lo que realmente quiero para mí, sintiendo que perdía la brújula de mi vida.


Recordé un ejercicio que mi padre me compartió hace años, lo puse en práctica y es algo tan sencillo y que muchas veces paso por alto: Hacerme la pregunta ¿Qué me hace sumamente feliz? Al escribir mis respuestas puedo re-direccionar la brújula de mi vida. Comparto contigo este pequeño ejercicio y palabras porque en los últimos años me he encontrado con viejas y nuevas amistades que de repente sienten que han perdido la brújula de sus vidas permitiéndome ver que es normal sentir que el rumbo por donde vamos y hacia donde hemos llevado nuestra vida no es el que queremos, sin embargo lo importante es hacer una pausa y determinar hacia dónde queremos llegar y qué queremos lograr conscientemente.

Si te pones a pensar estamos viviendo una gran etapa de nuestras vidas, una etapa donde tenemos la fuerza mental y física para que podamos disfrutar en paz lo que viene en los próximos años. Tener más de cuarenta años no es pecado, ni es malo, ni estamos viejas, ni solas… Si cambias de actitud de cómo te sientes y cómo te ves estoy segura que te sentirás mucho mejor.

Esta etapa es la mejor, eres muy afortunada en este andar de la vida y a pesar de esos “tropiezos” llámense divorcio, viudez, pérdida de un ser querido, ruptura de amistades, cambio de trabajo, etc., etc., etc.; hoy tienes en tus manos el poder de darle vuelta a la brújula de tu vida.

Solamente tú eres quien puede recuperar tu vida y sí es posible en la medida que dejes de dar poder energético a los demás para que opinen, decidan y determinen cómo debes llevar tu vida.

Equivocarse no es malo, ni perder el rumbo tampoco, simplemente la vida te pone un gran bufete de oportunidades que tú eliges tomar o dejar ir.

Te dejo estos 6 tips para que recuperes la brújula de tu vida:

1. Escribe todo lo que has dejado de hacer por lo que piensen, opinen o digan los “demás”. Cuando tengas la lista completa repite en voz alta: 'A partir de hoy yo soy quien decide, elige y toma acción sobre mis sueños".

2. Lee un libro que alimente tu alma, algunos temas que te sugiero son: La Búsqueda, El monje que vendió su Ferrari, Hablando Sola, El Vendedor más Grande del Mundo, por mencionar algunos.

3. Medita, regálate 20 minutos al día para ti, no permitas que las excusas se apoderen de tu valioso tiempo, ¡TE LOS MERECES! En esos 20 minutos ríe, llora, llama a alguien con quien hace tiempo no hables, haz algo que dejaste de hacer por pena o porque sentiste que no tenía sentido hacerlo, ve a una clase divertida… Lo importante es que recuerdes que tú también tienes tiempo para ti.

4. Haz una lista de todos tus logros, todos tienen un valor y cuentan por muy pequeños que sean. Si tú no crees que tengan importancia asigna un número a cada uno y luego pon una foto de cada logro. Haz este ejercicio en una cartulina blanca para que lo veas en grande.

5. Recorta una foto de una brújula y llévala contigo o colócala en un lugar visible. Cada vez que creas o sientas que pierdes el norte o el sentido de tu vida ve la foto. Con este ejercicio vas a recordar que tú eres quien le da el sentido a cada acción de tu vida y tu actitud será determinante.

6. Si consideras que requieres apoyo para regresar a tu centro y equilibrio te sugiero tomar el Lifestyle & Attitude Mentoring que imparto.

Recuerda que con tu actitud, determinación y acciones puedes ser una cuarentona muy feliz.

Suscríbete a nuestro canal YouTube