5 Mitos de salud después de los 40

La publicidad, entre otros aspectos, ha provocado que los cuarenta se relacionen con el comienzo de la menopausia –a la que de por sí se le adjudican diversos malestares–; sin embargo, nada es tan trágico ni del todo cierto. La salud de las mujeres también ha evolucionado y los cuarenta también significan el comienzo de una década llena de energía y emocionantes experiencias.



MITO #1 Falta de memoria, sudores y depresión

Hay millones de mujeres que se sienten plenas a la edad de 40 años y no tienen ninguno de estos síntomas. Por otra parte, quienes comienzan con su fase menopaúsica, si tienen alguna señal de ello, es temporal: Ninguna mujer está las 24 horas del día con sofocos o deprimida a causa de la menopausia. De haber algún malestar, será puntual durante la jornada, pero nada que le impida llevar una vida satisfactoria; por otra parte, de necesitarlo, hay mediación disponible.


MITO #2 ¡Se acabó el sexo!

Si bien la libido o el deseo sexual puede verse resentida a causa de la toma de algún medicamento; si no se padece de ninguna enfermedad ni se toman remedios que interfieran, no tiene por qué disminuir la frecuencia de tus relaciones o el deseo por tenerlas.


MITO #3 ¡Mamá a los 40!

Este es un mito en la salud de mujeres de 40 años con el que hay que tener cuidado, a menos que realmente quieras ser mamá. Según estadísticas, más de un 50% de los embarazos a esta edad son accidentales. De todas formas, para aquellas mujeres que ya no tienen la regla, también es necesario que cuiden su salud utilizando métodos de barrera como preservativos para evitar contagios de enfermedades de transmisión sexual, en caso de no tener una pareja estable.



MITO #4 Menos energía y más cansancio

A medida que nos hacemos mayores, es normal que sintamos menor nivel de energía, pero todo es relativo: si llevas una alimentación saludable y haces ejercicio de forma regular te sentirás en óptimas condiciones, descansarás mejor y estarás más sana.


MITO #5 Toma medicamentos para prevenir

Muchas mujeres, al entrar en la etapa de la menopausia, creen que deben estar medicadas para no padecer ciertos trastornos que suelen ser ocasionales durante el día y no suelen tener mayor importancia.

Por todo esto, es importante tener especial cuidado a la hora de recurrir a los medicamentos como piedra fundamental de nuestra vida. Por el contrario, en vez de pensar en ello, adquiere hábitos saludables de forma permanente, como por ejemplo:


1. Hacer ejercicio frecuentemente

2. No fumar

3. Comer alimentos saludables

4. Evitar el estrés


VIDEO RECOMENDADO:



©2017 by Cuarentonas y Felices. Proudly created with Wix.com