La mente de la mujer después de los 40 años


Mujer, ¿Acaso te resistes a asumir tu realidad? Cumplir cuarenta años significa para muchas mujeres el fin total de la juventud, el miedo a la vejez, la menopausia, la pérdida de la figura, la monotonía de una relación de pareja, o un estancamiento laboral.

Es muy común que al cumplir los cuarenta nos hagamos la pregunta: ¿Qué he hecho de mi vida? Pero no tan probable escuchar respuestas como: “Desde hoy podría iniciar una nueva etapa de vida..."

La vida implica etapas del desarrollo humano y los años pasan indudablemente; hay a quienes la vida les cobra de acuerdo a su estilo de vida, y si el llegar a los cuarenta ha representado para ti una crisis es porque hay una resistencia de la realidad, del significado que le das a tu vida y de la raíz de esas ideas que te están generando infelicidad.

Es importante advertir que al llegar a esta etapa es muy probable que se generen pensamientos negativos, basados generalmente en creencias erróneas; pero también es de suma importancia reconocer que nuestra mente puede ser una poderosa aliada para cambiar ese estado mental.

¿Cómo llegar a los Cuarenta en un estado de sabiduría o crecimiento personal?

Esta crisis o pensamiento negativo que podemos generar al llegar a los cuarenta -y que regularmente tiene su raíz en el miedo- se supera comprendiendo los cambios que llegan con la edad; los cambios físicos, fisiológicos, hormonales, psicológicos, y familiares.

Debemos entender las señales de nuestra sabiduría profunda, por lo que es preciso modificar nuestros pensamientos y actitudes. Estás en el mejor momento para empezar a escuchar a tu interior y liberar tu verdadera esencia, sólo es cuestión de prestarte más atención a ti misma, y ya no dar prioridad a los hijos, a la pareja, o a la familia… ¡Ahora es momento de escuchar, conocer y mimar a esa mujer maravillosa que ves en el espejo!

Esta etapa se disfruta aceptándola con amor, asumiéndola como tal por el sólo hecho de estar vivas. Es indispensable que sepamos lo importante de nuestra actitud mental, las cosas pueden ser buenas o malas, según el cristal con que se miren. Sin embargo, no podemos esperar recetas mágicas y milagrosas porque no existen. Lo que sí hay son salidas y alternativas para vivir al máximo esta etapa y evitar el estancamiento que nada bueno traerá.

Lo primero que hay que hacer, es un análisis frío de la situación en la que te encuentras. El pasado ya quedó atrás, así como las decisiones que hayas tomado para vivir tu vida como la viviste, ya no te arrepientas de ello, estás en otro momento y ésta puede ser una maravillosa etapa si te lo propones, porque el comprender que estás en plenitud te proporcionará seguridad y aceptación.

Lo peor que puedes hacer al entrar a los cuarentas es vivir una “crisis existencial”, con la que únicamente lograrás enrollarte en la espiral de lamentos y auto diálogo negativo. Si no encuentras la tranquilidad y respuestas en solitario, busca consejo o ayuda entre tus amigas, familiares, o el apoyo de un profesional; al pedir ayuda o consejo puedes encontrarte con testimonios de otras mujeres que te asegurarán que después de los cuarenta valoran más la vida, que han aprendido a sentirse más plenas, más seguras, más bellas, más generosas y menos egocéntricas, algo así como lo éramos en los veintes.

Entonces, ¿Cuándo te decides a descubrir todas las cosas positivas que te esperan en esta etapa...? ¿Cuándo empezarás a ser una Cuarentona Feliz? La decisión está en ti y en nadie más, y cuando lo hagas, serás bienvenida a la mejor etapa de tu vida…

Suscríbete a nuestro canal YouTube