Cómo hacer un baño relajante en casa

El agua con sal es un vehículo para limpiar y purificar el cuerpo, mente y alma. Desde hace miles de años los rituales de baño de vapor o de sal eran indispensables para una vida equilibrada y sana.

Uno de mis rituales favoritos para invitar la armonía y limpiar mi ser, es un baño con sales, velas, flores y aceites esenciales. Tanto como es importante limpiar nuestra casa o entorno, lo es también limpiar nuestro ser energético. La sal ayuda a purificar las energías más pesadas, los pensamientos negativos, y ayuda a cortar con los cordones energéticos de situaciones o personas que nos están absorbiendo energéticamente.

La sal de Epsom (sal de magnesio y sulfatos) relaja los músculos, lo cual ayuda a abrir espacio en el cuerpo. Al tomar un baño con esta sal absorbemos los beneficios del magnesio a través de nuestra piel. Podemos agregar algunas hierbas, flores o aceites esenciales para complementar y absorber los beneficios de las plantas.

Las plantas para tu ritual de baño.

Rosas: Para abrir el amor, perdonar, sanar emocionalmente e invitar la compasión

Las rosas son aliadas increíbles para invitar el amor propio, sanar nuestro ser emocional y conectarnos con la compasión hacia nosotras mismas y hacia otros. Su vibración nos ayuda a conectar con lo divino y esencial de la vida. Puedes agregar unos pétalos de rosa a tu baño. Si quieres comprar unas rosas, puedes aprovechar para adornar tu casa y guardar los pétalos que vaya soltando para tu próximo ritual de baño.

Si usas aceite esencial puro de Rosa: Una gota es suficiente (¿sabías que se requieren 60 rosas para extraer 1 gota de aceite esencial? Es una vibración muy concentrada de esta flor divina).

Romero: Para levantar el ánimo, activar la circulación, y limpiar tu energía

El romero es una planta muy accesible que puede ayudar a estimular la circulación oxigenando el cuerpo y limpiando la energía pesada que vamos acumulando. El romero ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo cuando se trata de sentimientos tristes o negativos. Si tienes romero fresco mucho mejor; corta un puño y colócalo directamente en la bañera, o también se puede hacer una infusión para agregar en la tina.

Aceite Esencial de Romero: 2 Gotas a la tina

Lavanda: Para Relajar, desinflamar, activar paz, armonía y espiritualidad, combatir el estrés

La lavanda -linda con su color morado-, activa el sexto chakra, el de la intuición y espiritualidad. La planta es conocida por sus propiedades anti-inflamatorias y además ayuda a relajar los músculos. Es muy buena para momentos de ansiedad, depresión o estrés. Su energía nos baña con paz y calma, recordándonos que todo está bien y fluyendo como tiene que ser. Activa el sentimiento de tranquilidad y relajación. Perfecto para bañarse antes de dormir.

Aceite Esencial de Lavanda: 3 gotas a la tina

Beneficios del baño:

  • Relajar el cuerpo y mente.

  • Aumentar la circulación.

  • Equilibrar tu ser energético.

  • Soltar emociones o situaciones que nos estén absorbiendo energéticamente.

  • Elevar nuestra vibración para que sea similar a la de las plantas.

  • Invitar al amor y paz a nuestro ser.

Para Preparar tu ritual de Baño:

  • Limpia tu tina (es importante no usar ningún químico que quede en la tina y afecte el baño).

  • Si deseas aromatizar puedes utilizar incienso, salvia blanca o palo santo, invitando al amor y la luz a tu ritual de baño. Puedes afirmar: “Este es un espacio limpio, invito al amor y a la luz a que bendigan este espacio...”

  • Llena la tina de agua caliente y agrégale las sales y las plantas (o aceite esencial).

  • 1-2 tazas de sal de Epsom. ½ taza de sal de mar, ½ taza de bicarbonato (puedes omitir el bicarbonato, pero ayuda a suavizar el agua y la piel).

  • Si prefieres hacer una infusión de hierbas, prepárala de antemano y déjala reposar 20 minutos. Puedes colar y agregar la infusión al baño. Esto facilita la limpieza después del baño.

  • Puedes poner música que te relaje y te inspire durante tu baño, o aprovechar el silencio para profundizar en tu ser.

  • Es preferible pasar por lo menos 30 minutos en el baño para absorber todos los beneficios.

Puedes hacer este ritual cada vez que lo sientas necesario para ti. Es recomendable una vez por mes para mantenerte ligera y en armonía.

¿Qué hacer si no tienes tina?

Si no tienes tina, puedes hacer tu ritual de otras formas. Prepara un balde con agua y agrega ½ taza de Sal de Epsom, ¼ taza de sal de mar y ¼ taza de bicarbonato. Toma tu baño de regadera normal y al final visualiza una cascada de agua que purifica y limpia tu ser, mientras viertes el agua preparada sobre tu cuerpo. Si deseas puedes enjuagarte después, aunque no es necesario.

También puedes usar la misma preparación en un recipiente para remojar los pies. Puedes sentarte y relajarte mientras te das un baño de pies con las sales y plantas.

Disfruta de tu ritual y ámate a ti misma, para que puedas compartir ese amor con el mundo.

Suscríbete a nuestro canal YouTube